Pugna Magna Victi Sumus – Titus Livius

Imatge

Con estas palabras empieza la última novela de Albert Sánchez Piñol, Victus, que saltó a las librerías el 9 de octubre. Victus nos narra las desventuras de Martin Zuviría entre 1705 i 1714, durante la Guerra de Sucesión española, en una narración trepidante combinada con una exhausta documentación histórica.  Narrada con un vocabulario muy actual huyendo en todo momento de los arcaísmos en que caen muchas novelas de época y utilizando un motor narrativo que no deja de bombear. Esto nos provocará devorar la novela de la forma más rápida posible, aunque ya sepamos el final, cayendo en la más curiosa de las paradojas de este género literario.

Para entender este libro hemos de comprender la importancia simbólica que evoca a los catalanes el 11 de septiembre de 1714. Esta efeméride fue el último día de la guerra de Sucesión. Este conflicto se provocó por la falta de descendencia del rey Carlos II de España. Al morir este, se propuso a Felipe de Anjou (nieto de Luís XIV) para el trono español. Pero la falta de lealtad de este a las instituciones propias de la Corona de Aragón, hizo que estas propusieran a Carlos de Austria al trono español. El ajedrez de la política internacional europea, provocó dos bandos, el de las Dos Coronas (básicamente Castilla y Francia) y el de los Aliados (Inglaterra, Portugal, el Imperio Austro-húngaro y la Corona de Aragón). Así, los aliados lucharon contra la hegemonía en Europa de la casa de Borbón, y los otros contra la hegemonía de la casa de los Austrias. Esta tensión geopolítica se resolvió con el tratado de Utrecht de 1713 (que terminaba con la hegemonía borbónica en Europa). Pero la guerra no acabó en Catalunya, duró un año más. La ciudad de Barcelona y otros enclaves menores decidieron resistir y no rendirse para conservar los derechos de la Cortes Catalanas, contra el absolutismo borbónico. El 11 de setiembre, después de una defensa épica de la ciudad por parte de sus habitantes, las tropas felipistas entraron y practicaron un genocidio que culminó años después con el derribó de una quinta parte de la ciudad para construir la Ciudadela, una fortificación que en vez de proteger la ciudad, la reprimía. Además de la aplicación del famoso Decreto de Nueva Planta, que terminaba con todas las instituciones catalanas, se acabó con las libertades propias de esta tierra. Un apocalipsis, una matanza, una gran epopeya sobre la que se construyó nuestra España. Este es el valor simbólico, el de la resistencia a ultranza.

Este drama, que Sánchez Piñol ve como la tragedia perfecta, sigue el estilo de sus novelas (La piel fría y Pandora al Congo), en que vemos la aspereza de la condición humana y su tragedia. Nos muestra la cruda realidad de nuestra existencia, explorando la mentalidad de sus personajes en las situaciones límite de su cotidianidad. Despoja la historia de todo rastro de romanticismo, para sacar a la luz el relato del mencionado Martín Zuviría. Un ingeniero mezquino y cobarde de pensamiento políticamente incorrecto. Eso hace que no falten grandes dosis de humor tragicómico, muchas veces provocados por la perplejidad que nos provocan ciertas situaciones, en que reímos para no llorar. Donde vemos como la famosa cita de Groucho Marx: “Partiendo de la nada el hombre ha alcanzado las más altas cotas de la miseria” adquiere sentido. Pero lo vemos en los dos bandos, en como los buenos y los malos son un invento, todo el mundo es bueno y malo o simplemente todos luchamos por nuestros intereses, como observamos en Martín Zuviría.

Así nos muestra el autor la Barcelona de principios del siglo XVIII.  Una ciudad que se enfrentó a dos imperios y resistió un año de sitio. Pero esta visión es la de los de abajo, de la gente sencilla, como matiza el autor. No de los gobernantes sino de las gentes anónimas que la guerra atrapó en sus garras. A los que cede la palabra para cuestionar la versión oficial de los hechos, y profundizar en ellos.

Este libro es un ejemplo de cómo la historia bien contada y ampliamente documentada es a menudo la más irreal e increíble. Nos damos cuenta de cómo una historia real nos da esta tragedia perfecta, sin tener que cambiar ni uno solo de los acontecimientos. ¿Cuántas películas de Hollywood cambian la historia o se llenan de tantos errores que la original ya no se reconoce? ¿Cuántos libros de intriga histórica huyen de la realidad como un caballo del fuego? Por fin una novela que saca de las verdades históricas una virtud, y las ensalza para mostrarnos la magnitud de esta tragedia.

Sánchez Piñol nos regala una joya. Una gran novela que nos hará reflexionar sobre unos hechos que la actualidad política pone de manifiesto. El eterno conflicto entre Catalunya y España, tan difícil de resolver para unos y tan invisible para otros. Cabe decir que la salida del libro en este contexto es casual, ya que según el autor se está gestando des de hace 10 años. El idioma de Victus ha generado cierta polémica al ser escrita y publicada en castellano. El autor lo atribuye al hecho irracional de la creación. Servidor cree que no tiene sentido discutirlo ya que una novela es buena mala o mediocre independientemente del idioma en que se escriba.

Una vez dicho todo esto el lector se puede sumergir en esta aventura, porque al final, no deja de ser esto, una aventura épica, una aventura que nos narra como culminó en holocausto ese 11 de setiembre. Una historia que si fuera de ficción seria increíble, pero al ser real deja incrédulo. Un regalo más del antropólogo Albert Sánchez Piñol, el autor actual más traducido de la literatura catalana, ahora en plena efervescencia al estrenarse en Sitges una película extraída de un cuento suyo (El Bosque) y con sus novelas traducidas a más de 37 idiomas

Article publica a iWrite el 18 d’octubre del 2012 (http://iwrite.es/arte-y-literatura/pugna-magna-victi-sumus/)

Advertisements

Un pensament sobre “Pugna Magna Victi Sumus – Titus Livius

  1. […] Podeu llegir la ressenya sencera a https://vilaiboix.wordpress.com/2013/10/21/pugna-magna-victi-sumus-titus-livius/ […]

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s