La Fundación

Imatge

En la ciencia-ficción, la saga la por antonomasia es Fundación, de Isaac Asimov. Asimov creó en estos libros un universo perfectamente diseñado y sin fisuras que nos explica una civilización futura. Una sociedad que caerá irremediablemente bajo su peso, pero que dentro de ella misma encuentra el potencial para volver a sus tiempos de esplendor. Solo una fundación científica ubicada en un remoto planeta en los extrarradios de la galaxia, podrá recuperar los tiempos dorados de esa sociedad.

Así explica Asimov la caída del Imperio Galáctico dirigido des del planeta Trántor, su inevitable decadencia y su posible resurgimiento a través de la misión científica establecida en Términus, en un remoto futuro. Al suceder lo inevitable y caer el Imperio, empieza a funcionar el llamado Plan Seldon que tiene como objetivo  reconstruir el Imperio para evitar el caos y la anarquía que sucederá durante miles de años, dirigido desde la misión científica de Términus, llamada la Fundación. A partir de ese punto y a través de los diferentes libros iremos viendo los problemas de esta misión científica en relación al mundo exterior, así como las llamadas crisis Seldon, puntos cruciales de la estrategia donde se presentan disyuntivas en las que solo una de las opciones obrará a favor del Plan.

Isaac Asimov, fue un autor de verdadera ciencia-ficción, ya que él mismo era científico y escritor. Sus textos ligan los avances científicos con las humanidades, respondiendo a las preguntas que suscitan esos avances. El libro Yo, Robot es un perfecto ejemplo, ya que plantea los problemas filosóficos de crear vida artificial anticipándose décadas a un posible problema al cual no se ha llegado ni en el siglo XXI (dónde él sitúa la acción) pero que aparecerá. Su visión positiva del progreso científico y una ideología de izquierdas lo pelearon con la progresía estadounidense de los años 60 y 70, así como por su defensa de la energía atómica como solución a los problemas de la humanidad. En sus escritos descubrimos conceptos científicos aplicados a aventuras espaciales. Usa la fuerza narrativa de la aventura para confrontar al lector con los grandes problemas de la ciencia.

Visto el argumento de la saga y la figura de Asimov, el análisis de la saga Fundación la basaremos en diferentes puntos; la alegoría de la caída del imperio romano que supone la saga Fundación. La doble estructura entre el ensayo y aventura. El lev-motiv de la saga; el Plan Seldon y por ultimo analizaremos el cosmos que Asimov crea con esa obra.

 

 

La caída del Imperio.

En este primer punto las explicaciones son un poco reiterativas, toda obra escrita en el seno de la cultura occidental, que trate sobre la caída de un imperio, habla sobre Roma. La obra de Asimov sigue la misma trayectoria disolutiva que su ejemplo real. Primero, el Imperio Galáctico entra en una larga decadencia dejando de tener control sobre los territorios del extrarradio. Los jefes de las administraciones locales adquieren poder real y autónomo frente al poder central, siendo la capital del Imperio nada más que un poder simbólico completamente alejado de la realidad. La periferia adquiere poder militar y al final se plantea atacar el centro del Imperio, cuando este ya ha perdido todo control sobre las partes más lejanas de su capital. En ningún momento de este proceso la periferia cuestiona el poder central del imperio como tal y se cree parte de él, si lo ataca no es más que para tener, la periferia, el poder sobre todo el imperio A esos hechos les tenemos que sumar el “apagón” cultural que supone de la falta de comunicaciones entre las diferentes partes del (ahora ya) antiguo imperio, haciendo que cada una se desarrolle de forma autónoma, creando diferentes “naciones” o países diferenciados. Todas esas fases son descritas, con alusiones directas o veladas, en La Fundación, donde vemos como se establecen en un primer momento planetas independientes, después pequeñas ligas de planetas, apareciendo al final los primeros poderes que se autoproclaman continuadores del Imperio, surgiendo grandes conquistadores o caudillos que aprovechan la falta de poder para hacerse con la suya. Un ejemple es la figura de Bel Riose, a quien se podría asociar con el general Belisario a las órdenes de Justiniano. Estableciendo así un paralelismo con la historia de la antigüedad tardía, a lo largo de toda esta saga.

Históricamente tenemos muchos ejemplos sobre colapsos imperiales, des de Egipto hasta Inglaterra, aunque por razones culturales el que más nos ha marcado es la caída del Imperio Romano. En la antigüedad tardía, nadie pensaba que el imperio estaba agonizando, ya que veían sus estructuras como algo tan inmortal, que no se lo podían ni imaginar, veían todo lo que pasaba como pequeños contratiempos, o momentos convulsos, no como una caída de un sistema que llevaba mil años rigiendo sus vidas, este pensamiento es constante en los imperios decadentes. En Fundación se plantea perfectamente, nadie es consciente que el sistema se está colapsando, solo la ciencia lo puede ver. Los habitantes de Roma en el año 400 no imaginaban su caída, la veían en todo su esplendor. Los habitantes de Trántor tampoco son capaces de adivinar su suerte.

 

 

Aventura y ensayo.

Como hemos dicho, el motor narrativo de los libros de Fundación son las aventuras, aunque en su concepción es una obra que describe los grandes movimientos que forman la historia. Asistimos a viajes galácticos llenos de peligros, en los cuales los personajes se enfrentan de forma inteligente, recurriendo a la fuerza en solo los momentos más difíciles, ya que la mayoría de contratiempos se plantean como enigmas que los protagonistas deben resolver o en escenarios donde la fuerza no tiene sentido; como la lucha con el Mulo, por ejemplo. Esa aventura casi siempre se sigue el esquema del viaje como búsqueda, en el cual los personajes se encuentran a sí mismos o llenan de sentido unas vidas que antes no lo tenían. Este motor narrativo también hace huir el escrito del puro ensayo y lo convierte en un producto apto para el gran público, creando así un discurso que plantea conceptos profundos que son analizados al mismo tiempo que los personajes viajan por la galaxia.

 

El plan Seldon, la idea.

El lev-motiv de la saga es una idea: el Plan Seldon. Un plan que permite a la humanidad predecir el futuro para ahorrarse la barbarie que sigue a la caída del imperio y construir uno nuevo y más fuerte que el anterior. Este planteamiento lo debemos entender des de dos puntos de vista; desde la intervención social de grupos de vanguardia, y después, el Plan Seldon como una revisión trasladada en un futuro del anhelo de la sociedad occidental para reconstruir el Imperio romano

Las inspiraciones humanistas de Asimov parten siempre de la premisa de que la sociedad será salvada por el razonamiento extremo, por la ciencia. El plan Seldon se hace por una inteligencia que no es comprendida en su momento, pero que guía a la humanidad a un futuro mejor, una vanguardia que rige el rumbo por un bien superior. En este punto es donde podemos establecer un paralelismo con las sectas de tipo masónico, que sin ser comprendidas en su momento histórico, empujan a la sociedad haciéndola progresar o virar hacia sus intereses, ya que infiltrando ideas en la sociedad, desde puntos clave con gente preparada, se puede conseguir cualquier cosa. Asimov lo demuestra.

La revisión histórica de los hechos, o más bien un análisis comparado con la realidad, nos hace ver que La Fundación pasará o ya ha pasado. Pues bien, desde la caída del Imperio Romano toda  civilización europea lo ha intentado reconstruir de todas las formas posibles. El latín se habló con fluidez, aunque solo en círculos eclesiásticos, hasta el Concilio Vaticano Segundo, en la actualidad cuenta con cientos de miles de hablantes. Todos los símbolos de Roma  aún son respetados. Todos los imperios han querido ser el romano y todos los dictadores o reyes ser el Cesar. Es esa necesidad de un mundo clásico del que sentirse heredero para evitar el caos,  que actúa como punto de equilibrio en la historia del arte tal como lo vemos con los corrientes de arte clasicistas. Momentos en que se recupera el equilibro y la harmonía en la belleza, para volver a las formas griegas y romanas.

 

El cosmos.

Por último en la saga de Fundación se crea el mundo Asimov. Un mundo donde tienen cabida todos sus libros de ciencia ficción creando una  realidad alternativa. Un mundo de fantasía que explica el nuestro, nuestras propias contradicciones y el futuro que nos depara. Lo vemos claramente al final de Fundación y Tierra, todas sus aventuras se configuran en el marco del Imperio Galáctico, ya sea antes o después de su fundación. Esto no es fortuito y Asimov culpa a sus lectores, ya que si bien las primeras entregas de Fundación atienden a un plan preconcebido y con unas claras directivas, los últimos son fruto de la presión de los editores para sacar libros que los lectores leerán vorazmente. Por suerte, la inteligencia de Asimov está a la altura y no defrauda incorporándolos sabiamente en el mismo universo. Al contrario que otras sagas de ciencia ficción, esta no tiene fallos estructurales en sus preludios o sequelas. Este punto es lo más importante, la falta de contradicciones internas y argumentales, construyendo un mundo real que sirve como un perfecto telón de fondo. Un mundo que configurado a lo largo de muchos años y más libros.

Por último y después de ver diferentes aspectos de esta saga, podemos decir que nos encontramos delante de una serie de novelas que tratan al lector como un ser inteligente y, atando todos los cabos sueltos. Pocos autores pueden decir eso. Una lectura perfecta para poder gozar de la ciencia ficción bien hecha. Una lectura que sin querer roza lo filosófico, ya que en la vida siempre hay filosofía, todas las acciones desprenden un modo de ver la vida y ocultarlo sería engañar al lector. Todo el mundo tiene una filosofía e Isaac Asimov nos la cuenta envuelta en naves espaciales. Cerrando un mundo lleno de aventuras, que con la misma inocencia de La Isla del Tesoro, nos explica la caída del Imperio Romano y los cimientos con los que se reconstruyen las sociedades herederas, es decir, las sociedades de nuestra civilización.

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s